//
Estás leyendo ...
tech & media

La parte buena de los videojuegos

Una educación interactiva

Jaume Esteve / El Mundo Player

¡Atención! Parece que no todo está perdido en la causa por demostrar que los videojuegos pueden tener efectos beneficiosos sobre el comportamiento de las personas. Hoy le llega la hora a la educación. Dos artículos, uno en Game Theory, y otro, que ya tiene unos añitos, de Wired, demuestran que las horas de juego invertidas en las consolas se pueden aplicar para motivar o mejorar el aprendizaje entre niños y jóvenes.

En la exposición de Game Theory se señala, entre otros, la importancia del videojuego como pieza fundamental para que los niños de hoy en día se familiaricen con la estructura básica de las historias, con el héroe a la búsqueda de una catársis que le ayude a resolver los problemas que le rodean, con las nociones de bien y mal. No hay que estrujarse mucho los sesos para saber que un niño que haya jugado mínimamente podría diferenciar estos aspectos en cualquier Super Mario, por poner un ejemplo.

Además de este ejemplo, también se cita al lingüista James Paul Gee, de la Universidad de Arizona State que opina que la escuela ha acabado con la diversión en el proceso cognitivo y apuesta por incorporar el juego como herramienta fundamental para transformar la educación en un sistema interactivo y no pasivo, como hasta ahora. Para contrarrestar esta opinión, aparecen citas a algunos profesores que utilizan métodos no convencionales para motivar a sus alumnos.

En esta línea llegamos al artículo de Wired, en el que destacan la labor de la profesora Constance Steinkuehler de la Universidad de Wisconsin y su trabajo de investigación Scientific habits of mind in virtual worlds en el que destaca, a través de un estudio, como un grupo de estudiantes son capaces de asimilar el método científico gracias a World of Warcraft.

En pocas palabras, la profesora Steinkuehler argumenta que ya sea a través de métodos de prueba y error, de discutir hipótesis en grupo para encontrar la mejor forma para acabar con un jefe final o de razonamientos lógicos en la pantalla de chat del juego de Blizzard, los alumnos estaban poniendo en práctica las técnicas que se usan en los laboratorios en cualquier campo de investigación.

En España, como de costumbre, seguimos estando a la cola en este ámbito. Todavía nos cuesta superar el estigma de que el videojuego es una pérdida de tiempo, de dinero y de neuronas como para aceptar, fuera de los círculos de los jugadores, que pueden suponer ventajas para aquellos que pasen un rato frente a un juego. Roma no se construyó en un día, y derribar los prejuicios contra el videojuego, tampoco será tarea fácil.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: